La gloria solo es para Dios

Para los que quieren madurar y .......... para nosotros también

Viendo esto Pedro, respondió al pueblo: Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiésemos hecho andar a éste? Hechos 2:12

Caray el hombre siempre tiene la tentación de hacer becerros de oro, y por otro lado hay quienes quieren ser becerros de oro. No podemos olvidar que Dios es quien obra, que el en su soberana voluntad usa nuestras vidas como un canal de bendición.

En los hombres no hay poder trasformador, ni sanador.

En los hombres ni la mayor piedad podrá sanar una sencilla gripa.

Tenemos una gran responsabilidad ante nuestras comunidades de fe...... no elevemos a nadie mas allá de lo que somos "siervos inútiles", eso es lo que somos, y por otro lado no nos engañemos en nosotros no hay poder.....el poder es de Dios.

Por último cuidemos al rebaño de aquellos que quieren de manera sutil y muy abierta la atención, la gloria.

Que la gracia de nuestro Salvador nos continué motivando cada día.