El deber de todo hijo

Para los que quieren madurar y .......... para nosotros también

Oye a tu Padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies. Proverbios 23:22

  • ¿Nuestra sociedad actual refleja en la practica este principio bíblico?
  • ¿Por qué en la gran mayoría de los hogares no se honra a los padres?
  • ¿A qué le echamos la culpa?
  • Sin duda la raíz de todo el problema es el pecado que hay en nuestro corazón. pecado que se disfraza de muchas maneras. orgullo, prepotencia, independencia cada uno de ellos se refleja en las relaciones que los hijos tienen con sus padres.

    Si queremos un cambio en esta situación necesitamos un nuevo corazón en cada hijo, un nuevo corazón que venga de una relación genuina con Dios.

    No podremos escuchar a nuestro padre terrenal si antes no nos hemos relacionado con el Padre eterno.

    No podremos dar honor a nuestras madres si antes no rendimos nuestro corazón al único que puede trasformarlo.

    Que la gracia de nuestro salvador nos ayude a honrar en todo momento a nuestros padres.

    Que la gracia de nuestro salvador nos ayude a llevar a nuestros hijos a los pies de nuestro Padre celestial cuando vean nuestro ejemplo de búsqueda.